El diseño de oficinas ha evolucionado en las últimas décadas. Atrás quedaron los días de cubículos grises y estériles; hoy en día, los espacios de trabajo buscan inspirar, motivar y promover la productividad y el bienestar de los empleados. Desde el punto de vista del interiorismo, hay varias claves esenciales para lograrlo. ¡Te las contamos!

¿Cuál es la importancia del diseño de oficinas?

Un buen diseño de oficinas puede tener un impacto profundo en diversos aspectos del entorno laboral, afectando desde la productividad hasta el bienestar de los empleados:

  • Aumento de la productividad: un espacio bien diseñado facilita la concentración y la eficiencia laboral. 
  • Mejora del bienestar y salud de los empleados: tener en cuenta aspectos ergonómicos y de confort puede reducir dolores de espalda, tensiones musculares o fatiga ocular. Además, la incorporación de elementos naturales y espacios para el descanso y la relajación puede mejorar el bienestar mental y emocional de los empleados.
  • Fomento de la colaboración y la innovación: áreas diseñadas para el trabajo en equipo, como salas de reuniones informales y zonas de coworking, pueden estimular la creatividad y la innovación.
  • Reflejo de la cultura corporativa: espacios que reflejan la identidad corporativa pueden fortalecer el sentido de pertenencia y orgullo entre los empleados. 
  • Atracción y retención de talento: los profesionales buscan empresas que ofrezcan espacios de trabajo agradables y funcionales. Un diseño de oficina moderno y bien pensado puede ser una ventaja competitiva en la captación de talento cualificado.
  • Eficiencia en el uso del espacio: esto no solo es económico, sino que también contribuye a un flujo de trabajo más ordenado y lógico, reduciendo el tiempo perdido en desplazamientos innecesarios dentro de la oficina.
  • Incorporación de tecnología: para facilitar el trabajo remoto, la colaboración virtual y mejorar la eficiencia operativa.
  • Sostenibilidad y responsabilidad social: la utilización de materiales ecológicos, la implementación de sistemas de ahorro energético y la creación de espacios que promuevan prácticas sostenibles pueden mejorar la imagen de la empresa y atraer a empleados y clientes que valoran la sostenibilidad.
  • Flexibilidad y adaptabilidad: espacios que pueden reconfigurarse fácilmente para diferentes usos permiten una mayor versatilidad y capacidad de respuesta ante cambios organizacionales o en la dinámica del trabajo.

¿Qué estilos de diseño se pueden utilizar en la decoración de una oficina?

Ya os hemos hablado en el blog de algunos de los estilos más utilizados en diseño de interiores:

Al elegir uno para una oficina, de todos los existentes, es importante considerar la cultura y los valores de la empresa, así como las necesidades y preferencias de los empleados.

¿Cómo debe ser el diseño de una oficina?

Ergonomía y confort

  • Mobiliario ergonómico: sillas ajustables en altura, con soporte lumbar y reposabrazos. Escritorios ajustables que permitan trabajar tanto de pie como sentado.
  • Distribución del espacio: que permita suficiente espacio personal y facilite el movimiento.

Iluminación adecuada

  • Luz natural: mediante ventanas grandes y claraboyas.
  • Iluminación artificial: utilizar luces de techo LED con temperatura de color adecuada (alrededor de 4000K) y lámparas de escritorio para tareas específicas.
  • Evitar el deslumbramiento: con cortinas, persianas o filtros de luz.

Uso de colores y materiales

  • Colores suaves y neutros: como blancos, grises y beiges para una base tranquila.
  • Tonos vibrantes: como azules, verdes o amarillos en áreas específicas para estimular la creatividad y la energía.
  • Materiales naturales y sostenibles: madera, bambú y tejidos reciclados para un ambiente acogedor y ecológico.

Distribución del espacio

  • Áreas abiertas: para fomentar la colaboración y la comunicación.
  • Espacios privados: como cabinas insonorizadas o salas de concentración para tareas que requieren enfoque.
  • Zonas de descanso: áreas de relax con sofás y sillas cómodas para pausas y desconexión.

Tecnología integrada

  • Conectividad robusta: red Wi-Fi potente y conexiones de datos adecuadas.
  • Equipamiento tecnológico: pantallas, proyectores y sistemas de videoconferencia modernos.
  • Gestión inteligente del espacio: sistemas de reserva de salas y gestión de recursos.

Flexibilidad y adaptabilidad

  • Mobiliario modular: que pueda reconfigurarse según la actividad.
  • Espacios multifuncionales: áreas que puedan usarse para reuniones, eventos o trabajo individual.
  • Divisores móviles: Para adaptar el espacio según sea necesario.

Elementos de bienestar

  • Espacios verdes: incorporación de plantas para mejorar la calidad del aire y el ambiente.
  • Zonas de ejercicio: pequeños gimnasios o áreas de yoga.
  • Salas de meditación o descanso: para la relajación y el descanso.

Sostenibilidad

  • Materiales ecológicos: uso de materiales reciclados y de bajo impacto ambiental.
  • Eficiencia energética: iluminación LED, sistemas de calefacción y refrigeración eficientes.
  • Gestión de residuos: estaciones de reciclaje y compostaje.

Reflejo de la cultura corporativa

  • Personalización: elementos decorativos que reflejen la marca y la cultura corporativa.
  • Espacios de exhibición: para mostrar logros, proyectos y la historia de la empresa.
  • Áreas sociales: espacios para eventos y actividades que fomenten la cohesión del equipo.

Accesibilidad

  • Rutas y entradas accesibles: para personas con movilidad reducida.
  • Baños y áreas comunes adaptadas: que cumplan con las normativas de accesibilidad.

Diseño de oficinas pequeñas

Si la oficina tiene dimensiones muy reducidas, hay algunas consideraciones extra que debes tener en cuenta:

  • Priorizar el estilo minimalista: eliminando el desorden y centrándose en lo esencial.
  • Aprovechar al máximo la luz natural: grandes ventanales y cortinas traslúcidas para dar mayor sensación de metros cuadrados.
  • Mobiliario funcional y modular: para dejar más espacio libre.
  • Almacenamiento vertical: para librar el suelo de objetos.
  • Colores claros y tonos neutros: paleta de colores basada en blancos, beiges y pasteles para que el espacio se sienta más grande y luminoso.
  • Espejos y superficies reflectantes: para crear la ilusión de un espacio más grande.

Interiorismo de oficinas en Bilbao-Vizcaya

Diseñar una oficina requiere una creatividad y planificación cuidadosa, pero con los enfoques adecuados, es posible crear un espacio que sea tanto funcional como agradable para trabajar.

En Estudio Francia te ayudamos a lograrlo.

Contacta con nosotros para un asesoramiento personalizado.